COMPRAR EN ÉPOCA DE REBAJAS.

[:es]La Agencia Catalana del Consumo recomienda a las personas consumidoras y usuarias seguir los siguientes consejos:

  • Compare los precios. El precio rebajado tiene que constar siempre junto al precio no rebajado, tanto en el escaparate como el interior del establecimiento. Se puede sustituir esta información por el porcentaje de reducción de precios en cada bien o servicio.
  • Examine el producto, que tiene que tener la misma calidad y garantía que tiene a precio no rebajado y que no debe tener defectos.
  • Diferencie entre las ventas de rebajas y otros tipos de ventas a precios inferiores a los habituales como por ejemplo las ventas en liquidación, las ventas de saldos y las ofertas. Los productos rebajados tienen que estar diferenciados del resto.
  • Compruebe si el establecimiento admite las tarjetas de crédito como forma de pago habitual. Si es así, también tiene que admitir este sistema en periodo de rebajas.
  • Lea detenidamente las etiquetas, las instrucciones de uso y las características del producto.
  • Pregunte al comerciante por la posibilidad de cambiar el producto y las condiciones en que se puede hacer este cambio. El establecimiento no tiene la obligación de cambiar un producto que está en perfecto estado, a menos que lo anuncie.
  • Pida y conserve todas las facturas o los tickets de compra, puesto que son vuestra garantía y los podéis necesitar en caso de reclamación.

La publicidad es vinculante y puede exigir su cumplimiento, por lo tanto, guarde la publicidad del producto junto con sus características, las instrucciones, los catálogos comerciales ... Cuando compre un producto, si tiene alguna incidencia, reclame a la empresa que os lo ha vendido y que tiene hasta 1 mes para contestar. Los establecimientos comerciales disponen de hojas oficiales de reclamación/denuncia. Es una garantía escoger una empresa adherida al sistema arbitral de consumo.Texto extraído de la Generalitat de Catalunya.[:en]

La Agencia Catalana del Consumo recomienda a las personas consumidoras y usuarias seguir los siguientes consejos:

-Compare los precios. El precio rebajado tiene que constar siempre junto al precio no rebajado, tanto en el escaparate como el interior del establecimiento. Se puede sustituir esta información por el porcentaje de reducción de precios en cada bien o servicio.

-Examine el producto, que tiene que tener la misma calidad y garantía que tiene a precio no rebajado y que no debe tener defectos.

-Diferencie entre las ventas de rebajas y otros tipos de ventas a precios inferiores a los habituales como por ejemplo las ventas en liquidación, las ventas de saldos y las ofertas. Los productos rebajados tienen que estar diferenciados del resto.

-Compruebe si el establecimiento admite las tarjetas de crédito como forma de pago habitual. Si es así, también tiene que admitir este sistema en periodo de rebajas.

-Lea detenidamente las etiquetas, las instrucciones de uso y las características del producto. Pregunte al comerciante por la posibilidad de cambiar el producto y las condiciones en que se puede hacer este cambio. El establecimiento no tiene la obligación de cambiar un producto que está en perfecto estado, a menos que lo anuncie.

-Pida y conserve todas las facturas o los tickets de compra, puesto que son vuestra garantía y los podéis necesitar en caso de reclamación.

La publicidad es vinculante y puede exigir su cumplimiento, por lo tanto, guarde la publicidad del producto junto con sus características, las instrucciones, los catálogos comerciales ... Cuando compre un producto, si tiene alguna incidencia, reclame a la empresa que os lo ha vendido y que tiene hasta 1 mes para contestar. Los establecimientos comerciales disponen de hojas oficiales de reclamación/denuncia. Es una garantía escoger una empresa adherida al sistema arbitral de consumo.

Texto extraído de la Generalitat de Catalunya.

[:he]

La Agencia Catalana del Consumo recomienda a las personas consumidoras y usuarias seguir los siguientes consejos:

-Compare los precios. El precio rebajado tiene que constar siempre junto al precio no rebajado, tanto en el escaparate como el interior del establecimiento. Se puede sustituir esta información por el porcentaje de reducción de precios en cada bien o servicio.

-Examine el producto, que tiene que tener la misma calidad y garantía que tiene a precio no rebajado y que no debe tener defectos.

-Diferencie entre las ventas de rebajas y otros tipos de ventas a precios inferiores a los habituales como por ejemplo las ventas en liquidación, las ventas de saldos y las ofertas. Los productos rebajados tienen que estar diferenciados del resto.

-Compruebe si el establecimiento admite las tarjetas de crédito como forma de pago habitual. Si es así, también tiene que admitir este sistema en periodo de rebajas.

-Lea detenidamente las etiquetas, las instrucciones de uso y las características del producto. Pregunte al comerciante por la posibilidad de cambiar el producto y las condiciones en que se puede hacer este cambio. El establecimiento no tiene la obligación de cambiar un producto que está en perfecto estado, a menos que lo anuncie.

-Pida y conserve todas las facturas o los tickets de compra, puesto que son vuestra garantía y los podéis necesitar en caso de reclamación.

La publicidad es vinculante y puede exigir su cumplimiento, por lo tanto, guarde la publicidad del producto junto con sus características, las instrucciones, los catálogos comerciales ... Cuando compre un producto, si tiene alguna incidencia, reclame a la empresa que os lo ha vendido y que tiene hasta 1 mes para contestar. Los establecimientos comerciales disponen de hojas oficiales de reclamación/denuncia. Es una garantía escoger una empresa adherida al sistema arbitral de consumo.

Texto extraído de la Generalitat de Catalunya.

[:]